Noticia

Feria del Libro de Valladolid > Noticias archivadas > Víctor Amela: “Mi abuelo no hablaba nunca de la guerra y nunca me atreví a preguntarle qué tenía que ver con García Lorca”

Víctor Amela: “Mi abuelo no hablaba nunca de la guerra y nunca me atreví a preguntarle qué tenía que ver con García Lorca”

Hay veces que las historias están más cerca de lo que uno piensa. Víctor Amela encontró el argumento de su última novela en su propia casa, en la vivencia de su abuelo Manuel Bonilla y el vínculo que existió con Federico García Lorca. Un relato para el que el periodista y novelista catalán ha necesitado décadas de documentación porque, según ha reconocido hoy en la Feria del Libro de Valladolid, no se atrevió a preguntar abuelo esa relación con el poeta asesinado en la Guerra Civil. El novelista ha participado en un encuentro en conversación con el periodista Javier Cuevas, donde ha desvelado la intrahistoria de esta obra.

“Él no hablaba nunca”, ha recordado Amela, “yo sabía que había nacido en la Alpujarra de Granada, que había hecho la guerra porque cuando veía las noticias hablaba del parte y tenía una pistola y que había sido pastor. Pero una noche, ese hombre que no hablaba nunca me dijo ‘Yo pude salvar a Lorca’, una frase que no comprendí en aquel momento. No era capaz de relacionar a mi abuelo, ese hombre modesto que no se le entiende cuando habla, qué tiene que ver con esa figura señera de la que me han hablado en el colegio”, ha descrito con minuciosa precisión.

Con el paso de los años comenzó a atar cabos, pero su abuelo murió, sin que el periodista –uno de los más reconocidos entrevistadores de España- se atreviera a preguntarle qué significaba esa frase de “yo pude salvar a Lorca”, ha reconocido arrepentido. “Es entonces cuando me di cuenta de que había obrado mal, que no le había dado importancia y no le había tratado con respeto, que no he tenido valor de tratarle de tú a tú”, ha apostillado Amela.

Es en ese momento cuando empieza a investigar y se desplaza a Granada a conocer el lugar en el que nació su abuelo, en el que vivió, dónde nació mi madre. “Voy dando una serie de pasos que me aportan informaciones y es hace dos años cuando me doy cuenta de que tengo que contarlo”, ha añadido.

Es así como descubre que su abuelo, “muy católico”, se dedicaba a sacar a gente de la Alpujarra, “que había caído del lado republicano y que estaba en peligro de muerte” a salir de allí y llegar a Granada, controlada por el bando nacional. “Era pasador de hombre”, ha subrayado.

En esas labores de averiguación es como descubre también que Manuel Bonilla se había afiliado a la Falange y que el encargado de reclutar a los jóvenes voluntarios era Luis Rosales. “Así encontré el vínculo”, ha dicho. Así es como asoció que su abuelo estuvo dentro de los planes de Rosales para sacar a Lorca de Granada, que finalmente fracasaron. “Mi abuelo era una pieza clave, pues igual que sacaba a la gente de la Alpujarra para llevarlas a Granada podía hacer el viaje contrario”.

Sin embargo, aquel plan se topó con la negativa del poeta de dejar la ciudad por miedo a que se tomaran represalias contra su padre y desencadenó en el trágico asesinato, que a su juicio se debió a la guerra interna entre la Falange y los militares y la obsesión de Ramón Ruiz Alonso por “cargarse el prestigio de la familia Rosales”. “Lorca fue víctima de esa guerra civil interna entre la Falange y el Ejército”, ha apostillado.

Esas averiguaciones son el punto de partida sobre el que Amela construye su novela ‘Yo pude salvar a Lorca”.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar