Noticia

Feria del Libro de Valladolid > Noticias archivadas > Recuerdo a Antonio Mercero y su adaptación del Príncipe destronado de Miguel Delibes

Recuerdo a Antonio Mercero y su adaptación del Príncipe destronado de Miguel Delibes

La Feria del Libro de Valladolid ha acogido el homenaje impulsado desde la Fundación Miguel Delibes al director de cine Antonio Mercero, fallecido en 2018 el año que se cumplía el 45 aniversario de la publicación de El príncipe destronado, que dio el salto a la gran pantalla bajo el título de La guerra de papá. El acto ha contado con la presencia de Teresa Gimpera, actriz y protagonista de la película; Marisa Sotelo, catedrática de Literatura de la UB especialista en la literatura de la 2ª mitad del XIX; Javier Angulo, director de SEMINCI; Adolfo Delibes de Castro, hijo del escritor, presentado por el director de la fundación Javier Ortega.

En el plano cinematográfico Javier Angulo ha destacado más su papel en la televisión donde ha situado a Mercero entre los tres directores más importantes en España junto a Valerio Lazarov y Narciso Ibáñez Serrador, con proyectos que han quedado en la memoria colectiva como Verano Azul, Turno de oficio, La Cabina o Farmacia de guardia. “Ha sido un monstruo, un number one”.

Respecto al Príncipe destronado su adaptación al cine por parte de Antonio Mercero, la catedrática de Literatura de la UB Marisa Sotelo ha recordado que aunque se publicó en 1973 la novela estaba escrita desde 1964 pero Miguel Delibes decidió guardarla. “La película es de 1977, en plena transición y Mercero cargó las tintas en todo lo relativo a las dos españas”, ha expuesto. A su juicio el escritor era consciente de que se iba a subrayar esa parte de la novela y no cree que le disgustara porque engarza muy bien con Cinco horas con Mario. “La guerra planea sobre toda la novela”, ha concluido.

Por su parte, la actriz Teresa Gimpera que protagonizaba a la madre en La guerra de papá aún mantiene un grato recuerdo del rodaje y del “buen ambiente” marcado por Antonio Mercero. “Era un personaje increíble, siempre agradable”, ha recordado.

En cuanto a los criterios cinematográficos, Angulo ha expuesto que “no es una gran película” pero ha destacado que estuvo bien rodada “con planos muy cortos y algún plano secuencia” al tiempo que ha resaltado la maestría con la que dirigió al niño que permitió que pareciera que todo se desarrollaba con naturalidad y allí no hubiera ni cámara ni director. “Realmente es imponente”, ha opinado el director de la Seminci.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar