Ambos escritores han resaltado en su discurso la importancia de la literatura en estos momentos “difíciles”

El premio ha consistido en un lienzo realizado para la ocasión por el artista leonés Adolfo González Ares

 

José Luis Alonso de Santos y Pablo Andrés Escapa han recibido hoy el XVIII Premio de la Crítica de Castilla y León de manos de la concejala de Cultura y Turismo, Ana Redondo, y el director del Instituto Castellano y Leonés de la Lengua, escritor y crítico literario, Gonzalo Santonja Gómez-Agero, dentro de los actos enmarcados en la 53 Feria del Libro de Valladolid.

Los dos autores han sido galardonados ex aequo, respectivamente, por la obra de teatro ‘Mil amaneceres. Estudio introductorio de Margarita Piñero’ (Ayuntamiento de Valladolid), y por la novela ‘Fábrica de prodigios’ (Páginas de Espuma) con el galardón que anualmente otorga esta institución para reconocer el trabajo literario publicado por un escritor de Castilla y León. El premio es un lienzo creado expresamente para la ocasión por el poeta y artista leonés Adolfo Alonso Ares.

La concejala de Cultura y Turismo, Ana Redondo, ha destacado la labor del Instituto Castellano y Leonés de la Lengua por su impulso de la “buena literatura”. De José Luis Alonso de Santos, ha agradecido su “inspiración humanista para seguir avanzando”, y de Pablo Andrés Escapa, su “joven carrera”, centrada, fundamentalmente, en los cuentos.

Ana Redondo ha tenido un recuerdo para el discurso de Gustavo Martín Garzo y su ‘Elogio a la fragilidad’. “En momentos tristes y oscuros como estos el elogio es importante. Y hay que elogiar la voluntad de las personas que hacen que premios así se celebren, que haya instituciones que se empecinen en mantenerlos vivos, con todas las medidas de seguridad necesarias”.

Siguiendo la misma línea la concejala también ha resaltado la voluntad del “consenso” y la de “seguir caminando”. “Creo que las instituciones son el motor de mucho, y sin ellas muchas cosas dejarían de funcionar”.

Por último, ha felicitado al Instituto Castellano y Leonés de la Lengua por llegar a la mayoría de edad en estas circunstancias tan “complejas”. “Y, precisamente por eso, les auguro un futuro mucho más prometedor”, ha concluido.

La palabra la ha retomado Gonzalo Santonja, que, ha subrayado la “voluntad” de la Feria del Libro con su apuesta por la cultura. Sobre los premiados ha resaltado la curiosidad de que sea la segunda ocasión en la que este galardón se concede ex aequo a dos libros. “Es un jurado muy numeroso y es muy difícil que se produzca esta circunstancia”.

También ha señalado el buen entendimiento con el Ayuntamiento de Valladolid, a la vez que ha anunciado la presentación, en muy pocos días, de una nueva edición de Las glosas Silenses, y un estudio del Fuero de Brañosera.

De Pablo Andrés Escapa ha recordado su joven y brillante carrera y a José Luis Alonso de Santos le ha comparado con Lope de Vega. “Ha renovado la tradición de la mejor cultura universal. Su libro ‘Mil amaneceres’ es un prodigio de sabiduría y humanismo. Es un libro absolutamente prodigioso que ha editado el Ayuntamiento de Valladolid y, por eso, se lo agradezco”.

Pablo Andrés Escapa también ha agradecido en su discurso el “esfuerzo” que ha supuesto poner en marcha este premio. Además, ha tenido un recuerdo especial a su padre “un extraordinario narrador oral”, que le ayudó a ver la vida a través de sus palabras. El otro agradecimiento ha sido por la oportunidad de compartir el premio con José Luis Alonso de Santos y ha reseñado la coincidencia de que en ambos géneros literarios se destaquen aspectos de la condición humana como la piedad, la compasión y la inocencia, ahora “tan necesarios de recordar”.

José Luis Alonso de Santos también ha puesto la tilde en la condición humana, preguntándose cómo podemos quitarnos la mascarilla del alma. “Los escritores tenemos la responsabilidad de hablar del humanismo y de la piedad. Zorrilla decía que siempre vive con grandeza quien hecho de grandeza está, y nosotros no estamos llenos de grandeza, sino de odio, tristeza y destrucción”.

Por este motivo, ha explicado la necesidad de que los escritores inventen una vacuna para el alma porque, según el escritor, la cultura es un cultivo contra el odio. “Yo he vivido momentos muy duros, pero nunca como estos”, ha remarcado, para también señalar que su libro lo escribió cuando estaba postrado en la cama sin poder moverse por una enfermedad y, por eso, intentó escribir sobre la alegría.

JURADO

El jurado del XVIII Premio de la Crítica de Castilla y León, compuesto por periodistas, críticos literarios y profesores de las universidades públicas de Castilla y León, emitió su fallo el 25 de febrero en el Palacio de los Verdugo de Ávila. Los miembros hicieron esta selección sobre los diez libros que resultaron finalistas de esta convocatoria. El alcalde de Ávila, Jesús Manuel Sánchez Cabrera, fue el encargado de dar a conocer los títulos ganadores al término de la deliberación, acompañado por Ángel Sánchez, concejal de Cultura de Ávila y los integrantes del jurado encargado de emitir su fallo.

 

LOS LIBROS

Mil amaneceres. Estudio introductorio de Margarita Piñero (Ayuntamiento de Valladolid)

El autor cierra con ‘Mil amaneceres’ el círculo abierto con su primera obra dramática, ‘¡Viva el duque, nuestro dueño!’, condensando en esta las claves de su teatro. El protagonista es un joven comediante del siglo XVII, Benjamín, que en un intenso monólogo pronunciado ante el ataúd de su compañero de fatigas, Antón, recuerda su vida desde que se conocieron en galeras hasta el presente, en la plenitud del éxito. En sus palabras se expresa todo el proceso de aprendizaje desde el sufrimiento hasta su superación a partir de lo cómico y de la práctica de la piedad. Por la obra desfilan la dureza cotidiana, las conflictivas relaciones con el poder y la sociedad, la solidaridad y una reflexión profunda sobre el teatro.

 

José Luis Alonso de Santos

Nacido en Valladolid en 1942, su carrera teatral comienza en 1964 en los grupos de teatro independiente, donde trabajó como actor, director y dramaturgo. Ha sido director de la Real Escuela Superior de Arte Dramático (RESAD) de Madrid, catedrático de escritura dramática, director de la Compañía Nacional de Teatro Clásico (CNTC) y presidente de la Academia de las Artes Escénicas de España (AAEE). Es autor de medio centenar de obras, estrenadas con gran éxito de crítica y público. Algunas de sus obras más conocidas son ‘Bajarse al moro’, ‘La estanquera de Vallecas’, ‘Salvajes’ (llevadas las tres al cine), ‘Pares y Nines’, ‘Fuera de quicio’, ‘Trampa para pájaros’, ‘La sombra del Tenorio’, ‘Yonquis y yanquis’, ‘Cuadros de humor y amor al fresco’, ‘La cena de los generales’, ‘En manos del enemigo’ y en ‘El oscuro corazón del bosque’.

Ha sido galardonado anteriormente con los siguientes premios: Nacional de Teatro, Tirso de Molina, Mayte, Rojas Zorrilla, Aguilar, Ciudad de Valladolid, Medalla de Oro de Teatro de Valladolid, Premio Max Premio Castilla y León de las Letras. ‘Mil amaneceres’, publicada por el Ayuntamiento de Valladolid en 2019, ganó ex aequo el Premio de la Crítica de Castilla y León que concede el Instituto Castellano y Leonés de la Lengua.

 

Fábrica de prodigios (Páginas de Espuma)

Tres relatos o novelas cortas de quien se ha revelado como uno de los mejores cuentistas de su generación, el leonés Pablo Andrés Escapa, las tres de aliento fantástico, fabuloso e irónico, ambientadas –a la manera de Luis Mateo Díaz- en un espacio mítico de provincias. En la primera, ‘Pájaro de barbería’, el mutismo y la inmovilidad de un loro, encerrado en la jaula de una barbería pueblerina sin clientes, atraen la atención y obsesionan a un viajante de comercio, con un final absolutamente inesperado; la segunda, ‘Continuidad de la musa’, acoge un despliegue metalitario y se cierra sobre un apunte de metempsicosis; y la tercera, ‘El diablo consentido’, se desarrolla entre equívocos que mezclan realidades y sueños.

 

Pablo Andrés Escapa

Nacido en León en 1964, es licenciado en Filología Clásica. Bibliotecario de la Real Biblioteca del Palacio Real de Madrid, se dio a conocer como escritor con ‘Las elipsis del cronista’ (2003), un volumen de cuentos celebrado como un descubrimiento por crítica y público. Su trayectoria como cuentista se consolidó con ‘Voces de humo’ (2007) y ‘Mientras nieva sobre el mar’ (2014), títulos que se incluirían en las antologías Siglo XXI. ‘Los nuevos nombres del cuento español actual’ (2010) y ‘Pequeñas resistencias 5 (2010)’. Su primera incursión en la novela llegó con Gran Circo Mundial (2011), a la que siguió Cercano Oeste (2012). Su última novela ‘Fábrica de prodigios’ (Páginas de Espuma) (2019) se proclamó ganadora ex aequo del Premio de la Crítica de Castilla y León.