Noticia

Feria del Libro de Valladolid > Noticias archivadas > Soler reconoce que Umbral le descubrió con Las Ninfas que “lo cercano podía ser carne de literatura”

Soler reconoce que Umbral le descubrió con Las Ninfas que “lo cercano podía ser carne de literatura”

El autor malagueño Antonio Soler ha reconocido la influencia de Francisco Umbral cuando daba sus primeros pasos en el mundo de la literatura gracias a Las Ninfas. “La leí cuando tenía 18 o 20 años, creo que cuando acababa de escribir mis primeros relatos y significó una nueva mirada hacia un mundo que sentía muy cercano”, ha afirmado. “Me di cuenta de que lo cercano y lo inmediato podía ser carne de literatura”, ha añadido. Y precisamente la narración de la vida cotidiana de una ciudad configura su última obra, Sur, con la que ganó el Premio Francisco Umbral al mejor libro del año y Premio Nacional de la Crítica, que hoy ha presentado en la Feria del Libro de Valladolid.

En la presentación ha estado acompañado por dos de los miembros del jurado que eligieron Sur: el director de Relaciones Institucionales de El Norte de Castilla, Carlos Aganzo, y el crítico Santos Sanz Villanueva, quienes han calificado la novela como “un libro excepcional”. “Estamos ante una de las novelas más importantes de todo el siglo”, ha opinado Sanz Villanueva mientras que Aganzo se ha referido a ella como “una novela acontecimiento”, que tiene el mérito de alzarse con el premio Francisco Umbral en un momento en el que se han publicado muy buenos libros.

El acto celebrado en el Teatro Zorrilla ha contado con la presencia de la presidenta de la Fundación Francisco Umbral y viuda del escritor María España, quien también ha destacado el alto valor literario de la obra de Antonio Soler.

“Sur retrata la colectividad a través de los múltiples individuos que la pueden componer”, ha explicado el autor quien a partir de una metáfora inicial donde describe la imagen de un hombre comido por las hormigas a partir de cuya historia Soler comienza a coser nuevas historias que permiten describir una ciudad y a través de ella a una sociedad.

El autor ha reconocido la dificultad de esta narración estribaba en que tantas voces (más de 200 personajes) tuvieran un discurso “armónico y coherente” y que el lector no se extraviara en esa multiplicación de voces. “Me preocupó mucho resolver la diferencia de tonos para que no fueran disonantes”, ha revelado en su intervención.

Una labor en la que ha puesto en práctica el oficio y la técnica acumuladas de cuatro décadas de dedicación a la literatura que le llevaron a solventar las dificultades sin que supusiera un duro esfuerzo. “Lo escribí con agrado, me lo he pasado muy bien. Me tomé la novela como algo que yo quería hacer con independencia de los ecos del mercado”, ha concluido.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar